LA UNIVERSIDAD: DESAFÍOS, PROMESAS Y RESPONSABILIDAD SOCIAL

Ing. Jhison E. Romero, Mgs.

Profesor de la UPS – Sede Cuenca

INTRODUCCIÓN

En los últimos años el término “responsabilidad social” se ha inmiscuido en la vida universitaria como una dimensión ética que debe estar inmersa en la visión, ser un eje transversal en la formación de los valores en los estudiantes, es así que se convierte en un desafío de las universidades, constituyéndose en un compromiso no sólo de formar buenos profesionales, sino agregar a la sociedad personas sensibles a los problemas de sus semejantes, comprometidas con el desarrollo de su país y la vinculación e inclusión social de los más vulnerables, profesionales entusiastas y creativos en el acoplamiento de su profesión con el desarrollo participativo de su colectividad.

La educación en todos sus niveles cumple un papel muy importante y en la actualidad es esencial para el hombre y la mujer, cumple un rol preponderante a lo largo de la vida, pues es bien sabido que el ser humano jamás deja de aprender, se apropia de los conocimientos empíricos hasta aquellos más profundos como los científicos, construye su personalidad y su identidad sobre la base de medio ambiente, pero aprende a ser homeostático con su entorno social, cultural y con la naturaleza. La Universidad se convierte entonces en la entidad que entrega a la sociedad el producto terminado de este enorme y complejo proceso de formación profesional, por lo tanto, el profesional se convierte en insumo para procesos más grandes que manejaran el destino de una sociedad cada vez más demandante.

La universidad se encuentra en una fase de transformación importante bajo la presión de exigencias diversas, como son los cambios cualitativos generados en la Ley Orgánica de Educación Superior (LOES), estos cambios producen desajustes, a veces malestar, pero son necesarios para desarrollar una revisión al interior de cada institución y de cada docente. Además, para evidenciar los aspectos que se han manejado bien y aquellos en los que se debe mejorar.

En este sentido y por la identidad de la Universidad Politécnica Salesiana cuya visión se resume en la búsqueda de la verdad y el desarrollo de la cultura, de la investigación científica y tecnológica, reconocida por su calidad académica, Responsabilidad Social Universitaria y por su capacidad de incidencia en lo intercultural, todo esto en el marco de un bien común y de libertad.[1]

DESARROLLO

En nuestra América Latina, existen muchos factores que inciden en la dinámica de la Universidad, tales como la crisis a nivel mundial, la falta de equilibrio en la familia núcleo de la sociedad ocasionado por migraciones, falta de empleo, guerras en los diversos países, crecimiento de la delincuencia como del narcotráfico, en muchos de los casos la corrupción en sectores estratégicos de gobierno, todo esto unido al deterioro incesante del medio ambiente han llevado a una deshumanización que lacera en lo más profundo de la sociedad.

La Universidad es la llamada a elaborar un balance, un nexo y reevaluar su papel frente a estos desafíos, es por ello que la educación es parte fundamental para potenciar una mejor sociedad, es así que la LOES (2012) destaca la importancia que tiene la intervención de los docentes en la formación de las competencias y habilidades de los estudiantes de excelencia, con el objetivo que los futuros profesionales respondan con eficiencia y efectividad al desarrollo socio-económico del país y compromete la gestión de los académicos que laboran en las instituciones educativas de educación superior, en tres grandes retos: investigación, docencia y vinculación con la colectividad, como actividades prioritarias en su desempeño.

La Universidad, debe convertirse en un lugar autónomo de reflexión, de investigación y de difusión de los saberes, pero es dentro de esta autonomía que juega un rol importante la Iglesia que desde el Génesis en el antiguo testamento, así como en los evangelios del el nuevo testamento, incide y predica la formación del ser humano digno, en una comunidad justa, con gran sentido de solidaridad pero sobre todo, preocupado por el bienestar de todos y llegar a un bien común, pero también se suma a está “autonomía” la colaboración de la familia, pues el cimiento de los valores está en la cuna, con la tarea de los padres quienes colaboran efectivamente en este proceso.

El Concilio Vaticano II[2], insiste en la obligación de los padres en la formación y educación de sus hijos, creando un ambiente de armonía y de amor hacia los demás y sobre todo hacia Dios, siendo así la familia la primera en educar en valores, en fortalecer el espíritu para el desarrollo de la familia y la comunidad, bajo estas normas y principios, toma gran importancia el término de Responsabilidad Social Universitaria en los diferentes medios académicos, dada sus contribuciones para la formación de estudiantes y comunidades socialmente responsables. Según François Vallaeys (2006) “la Responsabilidad Social Universitaria exige, a partir de una visión holística, la articulación de las diversas partes de la institución, en un proyecto de promoción social de principios éticos y de desarrollo social equitativo y sustentable, y la formación de profesionales ciudadanos igualmente responsables”[3]

Esta responsabilidad social viene de la mano con responsabilidad ética y ciudadana del manejo de la ciencia y la tecnología convirtiéndose este manejo en un desafío, pues esta comprobado que la propiedad intelectual es el bien intangible que consigue vencer barreras y abrir caminos hacia nuevas oportunidades, no obstante se debe constatar una paradoja formulada por el científico ruso Pospelov, en PELAKAIS (2008)  cuando dice: “El mundo de la ciencia auténtica es el mundo de la libertad del pensamiento humano. Pero aunque parezca paradójico, la destinación humana de las ciencias, relacionadas con los aspectos sociales de la utilización de sus resultados, introduce cierta limitación en esta libertad”

La relación entre responsabilidad social y tecnología se define cuando se toma el nombre de la ciencia y se transforma al entorno con abusos hacia los recursos naturales o bien sociales, es por ello que, se necesita afianzar el discurso que promueva ya no la transformación sin medida de los recursos para el desarrollo social, sino un cambio con visión sostenible y ético del medio, considerando las posibilidades de las generaciones futuras.

En ese sentido, la necesidad actual es lograr que sea la ética, el marco que oriente la Responsabilidad Social y sea el eslabón entre a la ciencia y la tecnología, con la sociedad. Como menciona Varela (2009) aparece un nuevo concepto: Responsabilidad Social Tecnológica (RST), “la cual busca una contribución activa y voluntaria al mejoramiento social de las tecnologías por parte de las empresas, investigadores, administración y propios usuarios”

Este mejoramiento debe iniciarse en las aulas universitarias, para que el desarrollo y aplicación de conocimientos y tecnologías sea con fines netamente sociales, absolutamente pacíficos y opuestos a los objetivos comerciales o militares que determinan el actual avance y desarrollo tecnológico de la humanidad.

CONCLUSIONES

El rol de los docentes de estas instituciones de nivel superior, sobre todo de la Universidad Politécnica Salesiana, está en mantener una relación fluida entre la ciencia y la fe como parte sustancial de la vida de todos y cada uno de quienes conforman esta entidad educativa.

Una formación integral es la que debe impartir una Universidad, no puede quedarse solamente en el nivel de conocimientos abarca también los aspectos afectivos, sociales, artísticos, religiosos, lúdicos. Hay que promover también actitudes coherentes con el mensaje evangélico, para que la fe se traduzca en hechos.

La educación debe ser vista como un proceso de desarrollo holístico y armónico, es una actividad que no solo es competencia de las instituciones educativas, pues los primeros formadores son los padres, el conocimiento del bien y del mal, el recto accionar, con un enfoque de respeto, solidaridad, equidad y justicia, y la consecuente transmisión de los valores culturales del medio al que pertenece.

El compromiso del docente Salesiano sería introducir creativamente los principios fundantes del Evangelio visto en la doctrina social los cuales deben hacerse visibles desde la concepción misma del Reino de Dios que es justicia,  paz, amor, verdad y libertad.

Los docentes de educación superior, deben replicar aspectos: Llevar los actos sobre la base de justicia, ética y moral, incentivar el fomento de una economía solidaria; nuestros estudiantes deben ser formados en el plano profesional pero de la mano del plano humano; se debe despertar en ellos la solidaridad como valor transversal de sus actos, y como principio de interdependencia.

BIBLIOGRAFIA

  • VARELA, C. Enrique. EGEA, G. Carlos.  Responsabilidad social tecnológica. Fundación Tecnología Social. 2009
  • MATUS, L. La construcción de una identidad docente. ¿Un desafío para la política educativa? Santiago de Chile: RED ESTRADO 2012.
  • VALLAEYS F. ¿Qué es la Responsabilidad Social Universitaria?, Pontificia Universidad Católica del Perú. Fundación Salesiana, Lima 2010.
  • UPS, Documento: Compromiso Político y Pensamiento Social de la Iglesia, 2015.
  • MINISTERIO DE EDUCACIÓN DEL ECUADOR, Libro 4: Procesos de Autoevaluación Institucional LOES 2014
  • MANFRED Max-Neef, Desarrollo a escala humana, Madrid. 2012.
  • PELAKAIS, Cira, Aguirre, René. Hacia una Cultura de Responsabilidad social. Ed. Pearson. Primera Edición. México. 2008

REFERENCIAS ELECTRÓNICAS

[1] UPS (Universidad Politécnica Salesiana) http://www.ups.edu.ec/web/guest/razon-de-ser

[2] ACIPRENSA; Sitio Oficial del Vaticano; https://www.aciprensa.com/Docum/concil-vatic.htm

[3] AUSJAL ; Asociación de Universidades confinadas a la Compañía de Jesús de América Latina http://www.ausjal.org/ images/ Publicaciones/Educacion%20superior/Ballaeys.pdf